Origen de las consultorías

Las consultorías surgieron como consecuencia de una necesidad de consejo y guía, según los registros antropológicos. Todas las sociedades que contaban con actividades de caza, guerra o preocupaciones por la salud física y psicológica, nombraban a una persona como jefe espiritual, chamán o consejero que más tarde se convertirían en los hombres sagrados, o sacerdotes.

En la Antigua Grecia, los sacerdotes se situaban en el Oráculo de Delfos, y desde ahí vaticinaban sus predicciones, observaban de forma inteligente la vida que acontecía a su alrededor y procuraban encontrar respuesta y explicación a todo fenómeno natural que acaecía en su entorno. Las predicciones se hacían en pos a los dioses, que se suponía dotaban de poderes a ciertos humanos iluminados que se encargarían de guiar al resto. Los sacerdotes sagrados. A principios del siglo XX, el consultor como figura profesional se fue moldeando hasta que en los 40 y 50 surgió oficialmente, en Estados Unidos y Europa Occidental. Gracias al desarrollo de sus actividades, se trasmitieron todos los conocimientos hasta entonces recavados y se empezó a diseñar planes técnicos y científicos enfocados hacia la sistematización del trabajo, todo ello en base a la previa experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *